Cultivos de cobertura: ¿qué son y qué beneficios tienen?

Contenido

¿Qué son los cultivos de cobertura?

La definición de cultivos de cobertura es la implantación de una o varias especies vegetales en asociación con el cultivo principal o en alternancia entre periodos de producción de nuestra explotación para realizar una mejora de nuestro suelo agrícola.

Historia de los cultivos de cobertura

Se podría decir que los ancestros de los cultivos de cobertura son el manejo agrícola de la rotación de cultivos.

A principios de los años 20, con tierras agrícolas fértiles y casi sin aspectos limitantes que pudieran condicionar la producción agrícola, se usaban cultivos para regenerar la profundidad útil de desarrollo radicular de los cultivos agrícolas, llamados cultivos de rotación, usados hasta entonces en la agricultura existente, donde no había diferenciación entre tradicional, sostenible o ecológica.

A partir de los años 40 con la aparición de los primeros insumos agrícolas cuando paulatinamente tienden a desaparecer o disminuir la utilización de estos cultivos hasta casi la desaparición de esta práctica, ya que la utilización de químicos agrícolas sustituía de manera más productiva los beneficios que aportaban los cultivos de rotación. 

No es hasta los años 70 cuando el aumento de los precios de los agroquímicos, unidos a una evolución de la resistencia de las especies de los factores limitantes como plagas, enfermedades, malezas y bloqueos de nutrientes se comienza a reintroducir distintos manejos de producción volviendo a incorporar entre ellos el cultivo rotacional.

Además, en la década de los 70 los sistemas agropecuarios empiezan a dar un giro en sus producciones empezando a catalogarse como un sistema más sostenible.

Beneficios del uso de los cultivos de cobertura

Los beneficios generales de los cultivos de coberturas los podemos enumerar en:

  • Mejora de las capacidades físicas y químicas del suelo.
  • Evitar erosión.
  • Aumenta la capacidad de retención de humedad evitando la evaporación.
  • Mantiene materia orgánica en el suelo.
  • Evitamos la propagación de otras malezas

Beneficio de Crescent Sunn como cultivo de cobertura

Los beneficios de Crescent sunn como cultivos de cobertura son muchos, pudiéndose usar tanto en asociación con el cultivo principal como en alternancia para una mejora de suelo agrícola para el cultivo venidero.

A continuación, describimos las mejoras como cultivo de cobertura de Crescent sunn (crotalaria juncea):

  • Mejora de la capacidad física del suelo: debido a su alto índice de materia vegetal. Al incorporar la materia vegetal en el suelo hace que aumentemos el número de macro y microporos, dándole así una gran estructura al suelo agrícola para un mayor almacenamiento de agua en sus cavidades internas disponible para nuestro cultivo. Otro dato a reseñar es el control de la erosión tanto hídrica como eólica por el aumento de materia orgánica.
  • Fijación de Nitrógeno atmosférico: Crescent Sunn tiene un gran poder de fijación de Nitrógeno debido al alto índice de nodulación que tiene en sus raíces, capaces de fijar hasta 200 unidades de nitrógeno por Hectárea.
  • Aumento de parámetros nutricionales disponibles para nuestro cultivo: incorporamos además de Nitrógeno, Potasio, Fosforo y Calcio, aumentando la fertilidad de nuestros suelos.
  • Potente sistema radicular: gran sistema radicular, no solo desarrollándose en el horizonte A del suelo o Rizosfera, si no penetrando también en el horizonte B o subsuelo, aflorando así nutrientes acumulados y haciendo una labranza natural.
  • Control de nemátodos: control de la mayoría de familias y subfamilias de nematodos, ya que además de ser un cultivo no hospedante, exudan sus raíces una sustancia nematicida natural denominada monocrotalina; además favorece los elementos de biocontrol del suelo y la alelopatía en sus hojas hacen la imposibilidad de regeneración de nematodos, actuando contra ellos como ovicida y actuando plenamente sobre la fase juvenil y adulto. Te recomiendo este artículo sobre los beneficios de crescent sunn para el control de los nemátodos.
  • Acción fúngica: directamente aumentando los elementos antagónicos del suelo contra Phityum, Fusarium y Sclerotinia.
  • Sanidad del suelo frente a patógenos: creando un ambiente hostil frente a patógenos del suelo como Agroites sp.

Todo ello incrementando no solo la cantidad en producción si no la calidad de la cosecha con menor insumos agrícolas, por lo cual, obtenemos mas beneficios por Hectárea. 

Podemos decir que el futuro ya esta presente en la agricultura.

Abrir chat